Comparta

Como los liberales han arruinado a Gran Bretaña

La anarquía violenta que se ha apoderado de las ciudades británicas es el resultado predecible de un experimento liberal de tres décadas, que despedazó casi todos los valores sociales básicos.

La familia con dos padres casados, la meritocracia educativa, el castigo de los criminales, la identidad nacional, el cumplimiento de las leyes de drogas y otras muchas convenciones fundamentales fueron destrozados por una intelectualidad liberal empeñada en una transformación revolucionaria de la sociedad.

Los que les advirtieron durante estos años que estaban jugando con fuego, fueron despreciados y tachados de lunáticos de derecha, que querían revertir el reloj a una mítica edad de oro.

Claramente hay una dirección y coordinación aún no identificada detrás de la anarquía. Pero, lo que es muy notable y preocupante es que, después del primer día en que adultos estaban claramente involucrados, este caos ha sido llevado a cabo en su mayor parte por adolescentes y niños, algunos de ocho años.

La idea de que no se debe robar la propiedad de otras personas, o golpear y robar a los transeúntes, parece ser tan raro y extraño para ellos como la sugerencia de que deberían ir a la luna.

Estos jóvenes se sienten absolutamente con el derecho robar y quitar lo que quieran. De hecho, no creen que nadie pueda sugerirles que dejen pasar esta oportunidad.

No es la pobreza la que ha impulsando todo esto, como sería predecible, sino el colapso moral. Lo que hemos estado viviendo es una ruptura completa del comportamiento civilizado entre los niños y jóvenes en línea recta con la novela “Lord Of The Flies” (Señor de las Moscas) de William Golding sobre niños “salvajes”.

Ha habido mucho desajuste al hablar de los niños “salvajes”, y los esfuerzos desesperados de sus padres para mantenerlos por la noche y de preguntar acerca de cualquier mercancía robada que traigan a la casa.

¡Como si no hubiera padres responsables en dichos hogares! No estamos simplemente en contra de los niños salvajes, sino de los padres salvajes.

Por supuesto, estos padres saben que sus hijos están en las calles. Por supuesto los ven tambaleándose, con lo que han saqueado. Pero, o bien ellos están demasiado borrachos o drogados o incapaces de cuidarlos, o bien también se están ayudando en sus ingresos.

Como David Cameron observó ayer, está claro que hay grupos de la sociedad que no están arruinados, sino enfermos.

Las causas de esta enfermedad son muchas y complejas. Pero tres cosas se pueden decir con certeza: todos son culpa de la intelectualidad liberal, cada uno de ellos fue instituido o exacerbado por el gobierno laborista, y en el corazón mismo de estos problemas se encuentra la desintegración de la familia.

Porque la mayoría de estos niños provienen de hogares con un solo padre. Y el factor más importante detrás de todo este caos es la eliminación voluntaria de las cosas más importantes que socializan los niños y los convierte de salvajes en ciudadanos civilizados: un padre que está dedicado de lleno a la unidad familiar.

Por supuesto hay muchas madres solitarias que hacen un gran trabajo. Pero estamos hablando de un colapso social generalizado. Y hay zonas en toda Gran Bretaña, de blancos y también de negros, donde los padres comprometidos son un fenómeno totalmente desconocido.

En estas zonas, las sucesivas generaciones son criadas sólo por las madres, por cuyas casas pasan los hombres efímeros, con los que estas mujeres tienen aún más hijos –y que, inevitablemente, repiten el patrón de la paternidad solitaria y disfuncional.

El resultado son los niños huérfanos de padre, que son consumidos por una furia existencial y una necesidad emocional desesperada, y que se vengan contra todo el mundo que les rodea del daño que se les produjo desde la infancia.

Estos niños viven en lo que es efectivamente un mundo diferente del resto de la sociedad. Es un mundo sin límites ni reglas. Un mundo de caos emocional y físico.

Un mundo donde el niño responde al menor contratiempo o desacuerdo recurriendo a la violencia. Un mundo donde el padre no quiere o es incapaz de proporcionar el marco de amor y disciplina que un niño necesita para progresar.

Sin embargo, en lugar de considerar el monoparentalismo como una tragedia para los individuos, y una catástrofe para la sociedad, se ha redefinido como un “derecho”.

Cuando los laboristas llegaron al poder en 1997, se dedicaron a destruir sistemáticamente no sólo la familia tradicional, sino la idea de que los padres casados ​​son mejores para los niños que cualquier otra fórmula.

En su lugar, se introdujo la “elección de estilo de vida” con una libertad sexual para todos, afirmando que la idea del hombre como proveedor era un anacronismo sexista; e se indujo a las chicas a creer que pueden y deben ser madres solitarias.

Este fue el resultado de la sorprendente derrota de Tony Blair, a dos años de su llegada al poder, a manos de las ultra feministas y de los apóstoles del “no juzgar” en su Gabinete y en el partido, determinados a destruir a la familia nuclear tradicional.

Blair quedó prácticamente solo en su oposición, y perdió.

Una de estas ultra feministas destructoras es Harriet Harman. La otra noche, ella sugería en TV de modo absurdo que los recortes en los subsidios a la educación y a los jóvenes trabajadores tiene que ver con los jóvenes incendiando y saqueando tiendas, robando y dejando por muertos a la gente en las calles.

Sin embargo, Harman fue una de las principales fuerzas en el gobierno laborista detrás de la promoción de la paternidad en solitario y la marginación de los padres. Si alguien debe ser culpado de crear las condiciones que han conducido a estas escenas terribles en nuestras ciudades, es sin duda la Sra. Harman.

Y esta ruptura de la familia era más recompensada, tolerada, y alentada por el Estado de Bienestar, que concibe la necesidad solamente en términos de falta de dinero, y que en consecuencia subsidia la paternidad en solitario y el comportamiento destructivo que la carencia de un progenitor trae consigo.

Dependencia de los subsidios que ha creado la cultura que los saqueadores tan notoriamente manifiestan. Se les enseñó que el mundo les debe la vida. Se les enseñó que sus acciones no tienen consecuencias. Y se les enseñó que el mundo giraba a su alrededor.

El resultado de esta combinación tóxica de bienestar y falta de crítica –fue una explosión de la paternidad en solitario y el comportamiento disfuncional transmitido de generación en generación hasta la parte inferior de la escala social– creando, en efecto, una clase aparte.

Antes, los niños habrían sido rescatados de sus entornos desfavorecidos por las escuelas que les daban no sólo una educación, sino una estructura y una finalidad a sus vidas.

Pero los intelectuales liberales destruyeron también esta ruta de escape. Por su arremetida contra el matrimonio –la institución base de la sociedad– con un sistema fiscal que penaliza a las parejas casadas en las que la esposa no trabaja, fue replicado por un ataque a la noción y a la misma identidad de esa sociedad. En lugar de transmitir conocimientos a los niños, la enseñanza consideró un ataque a la autonomía del niño y a su autoestima.

Así fue que los maestros adoptaron el enfoque “centrado en el niño”, que espera no sólo que los niños aprendan por sí mismos, sino también que decidan por sí mismos sobre su comportamiento, a respecto de la moral sexual o del consumo de drogas.

El resultado fue que los niños quedaron analfabetos e incapaces de pensar. Abandonados a deambular por el mundo sin ningún tipo de orientación, terminaron, como era de esperar, sin ningún tipo de brújula moral.

Todo esto se complica aún más por el desastre de la multiculturalidad –la doctrina que sostiene que ninguna cultura puede considerarse superior a otra, porque eso sería “racismo”.

Eso significa que los niños ya no fueron enseñados acerca de la nación en la que viven, y sobre su cultura. No sólo fueron dejados en la ignorancia sobre su propia sociedad, sino que deliberadamente fue destrozado cualquier apego a una cultura común y general.

En lugar de forjar lazos sociales, el multiculturalismo los disuelve –e introduce en su lugar una guerra primitiva de todos contra todos, en la que los grupos más fuertes destruyen a los débiles.

Estrechamente relacionada con esto es la “cultura de la víctima”, en la que todos los grupos minoritarios fueron considerados como víctimas de la mayoría. Así, cualquier mala conducta de ellos es excusada y se culpa a la mayoría.

De manera similar, todos los actos delictivos fueron excusados con base en que el delincuente no pudo evitarlo, ya que fue víctima de circunstancias como la pobreza, el desempleo, o cortes –hasta el momento ilusorios– en el gasto público.

Los derechos humanos de los criminales son vistos como más importantes que la seguridad y la protección de sus víctimas. El castigo se convirtió en una mala palabra. Así que todo el sistema de justicia penal se convirtió en una broma de mal gusto, con jóvenes maleantes sujetos a leves penas por conducta antisocial, que cumplen con un desprecio total.

Cameron ha declarado que todos los condenados por desórdenes violentos en los disturbios irán a la cárcel.

¿En serio? ¿No es más probable que terminen con una pena de la comunidad que les lleve a pasear a Alton Towers para compensar su falta de educación? Esta es la respuesta normal de nuestros funcionarios de justicia sentimentalizados y de cerebro reblandecido.

En resumen, lo que hemos visto desarrollarse ante nuestra mirada horrorizada en los últimos cuatro días en Gran Bretaña es el verdadero legado de los años del Laborismo.

La descomposición social y moral detrás de los disturbios fue deliberadamente impuesta a Gran Bretaña por los políticos de izquierda y otros ideólogos de clase media que envuelven su absoluto desprecio por los pobres en el manto del “progresista” no juzgar.

Estas son las personas que –en contra de la evidencia de una montaña de investigación empírica– lanzan imprecaciones contra cualquiera que sugiere que la paternidad en solitario es, en general, una catástrofe para los niños (y un desastre para las mujeres); quien promueve la liberalización de las drogas, se opone a la educación selectiva (mientras pagan a profesores particulares para sus propios hijos) y llaman “racistas” a los que se oponen a la inmigración ilimitada y al multiculturalismo.

Y las verdaderas víctimas de esta gente “que sabe más” son siempre los que están en la parte inferior de la escala social, que no poseen ni el dinero ni los recursos sociales o intelectuales para amortiguar los efectos más catastróficos de esas tonterías.

Gran Bretaña fue una sociedad ordenada que era la envidia del mundo –los más civilizados, los más amables y respetuosos de la ley.

¿Puede recomponerse Gran Bretaña otra vez? David Cameron tuvo un discurso duro encomiable, pero ¿tendrá fuerza para una acción dura?

¿Eliminará, por ejemplo, los incentivos a las niñas y a las mujeres para que tengan hijos fuera del matrimonio? ¿Desmantelará el concepto de un derecho al Estado de Bienestar?

¿Hará cumplir vigorosamente las leyes sobre drogas? ¿Va a terminar el tratamiento con guantes para los grupos de niños ‘víctimas’, y hacerlos responsables de su comportamiento de la misma forma que a todos los demás?

La reparación de este daño terrible también significa, me atrevo a decir, un retorno a la transmisión enérgica de la moral bíblica.

¿Nadie escuchó al arzobispo de Canterbury sobre los disturbios? ¿Alguien quiere adivinar lo que finalmente se dicen acerca de ellos? Bastante.

Cuando los líderes de la iglesia deje de parlotear como trabajadores sociales necios y comiencen a predicar, una vez más, los conceptos morales que subyacen a nuestra civilización; y que nuestros líderes políticos se decidan a oponerse a la guerra cultural que se ha librado en contra de la civilización, en lugar de consentir en su supina destrucción, entonces –y sólo entonces– podremos empezar a resolver este terrible problema.

Hasta entonces, dentro de las brasas de nuestras ciudades destrozadas y quemadas, sólo podremos contemplar las ruinas de la Gran Bretaña que hemos amado tanto: la Gran Bretaña que, una vez llevó al mundo hacia la civilización, pero que ahora lidera el camino hacia su abandono.

Melanie Phillips, Daily Mail

Fuente: http://www.dailymail.co.uk/debate/article-2024690/UK-riots-2011-Britains-liberal-intelligentsia-smashed-virtually-social-value.html#ixzz1V6yIylXj

Print Friendly
17/08/2011 | Por | Categoría: Decadencia Occidente
Tags: , , , , , , , , , ,

Deje su comentario