Italia: la traición de los "católicos" | Acción Familia
Comparta

Italia: la traición de los “católicos”

Los tejemanejes de la Democracia Cristiana, el silencio de la Jerarquía eclesiástica, los líderes de los descontentos y la demolición de la familia.

El Primer Ministro Matteo Renzi y el Ministro del Interior, Angelino Alfano

La aprobación del pseudo-matrimonio homosexual, que tuvo lugar en el Senado italiano el 25 de febrero de 2016, con 173 favorables, 71 no y 76 abstenciones es el último paso en un proceso de disolución de la sociedad italiana, que comenzó con la introducción del divorcio (1970), continuó con la legalización del aborto (1978) y por su siguiente paso, inminente, la legalización de la eutanasia.

En esta perspectiva, se entiende bien la euforia de la prensa laica.

“En la larga y tortuosa historia de la liberación sexual de Italia – escribió Francesco Merlo en La Repubblica el 26 de febrero – esta ley tiene el mismo valor histórico que la ley de divorcio y la que despenalizó el aborto”.

Estos tres eventos tienen en común la traición de los hombres de gobierno católicos.

El divorcio pasó en un gobierno de centro-izquierda presidido por el democristiano Emilio Colombo. El aborto fue aprobado por un gobierno democristiano, presidido por Giulio Andreotti. La DC ha perdido influencia, pero los principales responsables de la nueva ley, son el Primer Ministro Matteo Renzi y el Ministro del Interior, Angelino Alfano, que se definen, como Andreotti y Colombo, como católicos practicantes. El Ministro Alfano había amenazado con renunciar, y  habría hecho imposible, o al menos habría retrasado la aprobación de la ley, pero el político siciliano ha preferido actuar como Andreotti, que el 21 de enero de 1977 anotó en su diario:

“Sesión en Montecitorio [Cámara de diputados] para votar sobre el aborto. Fue aprobado con 310 favorables y 296 en contra. Me hice la pregunta si no firmar esta ley (como Leone [Presidente de la República]) , pero si lo hiciera, no sólo abriría una crisis después de haber comenzado a cerrar las fugas, sino que además de someterse a la ley del aborto, la DC también perdería la presidencia y eso sería más grave “(Diari 1976-1979. Gli anni della solidarietà, Rizzoli, Milán 1981, p. 73).

La pérdida de la presidencia del gobierno fue considerada más grave que el asesinato, por ley, de millones de personas inocentes.

¿Qué prevé la medida que toma el nombre de la senadora Mónica Cirinnà?

La ley de unión civil, como lo ha explicado el jurista Alberto Gambino en Libero del 26 de enero, es una institución para-matrimonial, que establece los mismos derechos y obligaciones que el matrimonio: ayuda moral y material, cohabitación, derechos patrimoniales, prerrogativas en materia de trabajo, seguridad social, impuestos, asignación de la vivienda, incluso un nombre común y la comunidad de bienes.

El único derecho matrimonial que no se reconoce es el de la adopción, pero la Sra. Cirinnà anunció que

un proyecto de ley sobre las adopciones por parte de parejas homosexuales está casi listo. Él va a salir de esta Casa, donde están asegurados los números, por lo que llegará blindado al Senado “(Il Fatto Quotidiano 26 de febrero de 2016).

Si esto no fuera suficiente, la Unión Europea apoyará. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha establecido en efecto que una vez que una institución equivalente en su esencia a la institución del matrimonio – incluso si se le llama “unión civil” – es insertada en la ley, las adopciones se convierten en obligatorias para evitar la discriminación.

La gente del Family Day es un pueblo que ha perdido una batalla, pero tiene la intención de continuar la guerra.

La ley Cirinnà, transformada en ley Renzi-Alfano, a pesar del rechazo de las adopciones homosexuales, es en sí inicua e inaceptable, no sólo porque introduce el pseudo matrimonio homosexual, sino porque atribuye derechos a los homosexuales como tales. Según la doctrina católica, e incluso de acuerdo a la ley natural, la homosexualidad o sodomía, es un vicio del hombre que subvierte los principios del orden moral. Sin embargo, Angelino Alfano declaró a “Ágora” [un programa de debate político en la televisión italiana] en la RAI 3:

“Nunca amenacé el gobierno en el caso de adopción para las familias homosexuales, haré todo lo posible para llegar a un acuerdo. (…) Sobre el proyecto de ley Cirinnà, votaré sí, si se eliminan las adopciones por homosexuales. Estoy a favor de los derechos de las parejas, de los homosexuales entre ellos. Estoy absolutamente abierto”. (La Repubblica 5 de febrero de 2016).

Merlo tiene, por tanto, la razón cuando escribe que

“de cualquier modo que se lo mire, por lo tanto, esta ley es una nueva Porta Pía”. [es decir, el fin del poder temporal del Papa], porque ella “desvaticaniza” (es decir descristianiza) a Italia “(La Repubblica 26 de febrero de 2016).

Pero ¿cómo podemos ignorar las responsabilidades de la Jerarquía de la Iglesia en esta descristianización de Italia? El vaticanista Giuseppe Rusconi señala que “la amargura y la ira”, además de dirigirse contra los políticos católicos, “están dirigidas contra otro objetivo: el secretario general de la Conferencia Episcopal Italiana, el Obispo Nunzio Galantino” (Rossoporpora 26 de de febrero de 2016), máximo representante de esta “Iglesia de salida”, que prefiere “a la confrontación abierta, incluso dura – especialmente en los temas de la familia y la vida – un diálogo impreciso y radical con el poder, que se desarrolla en los pasillos o en reuniones de amigos “. Es necesario añadir que ninguna palabra ha venido de la persona que sostiene la carga de Obispo de Roma y Primado de Italia.

A este respecto, la legislación aprobada por el Senado es una derrota para todos los católicos, incluidos los que han calificado como “victoria” del Family Day, el abandono de la adopción de niños por parejas homosexuales (adopción del hijastro ). Sin embargo, es esta “victoria” la que hizo posible el acuerdo entre Renzi y Alfano, que condujo a una derrota colosal para el mundo católico.

Una manifestación en la calle es siempre un fuerte mensaje que enviamos a alguien, y la importancia del Family Day reside en el hecho de que haya tenido lugar. El mundo católico en Italia siempre ha sido reacio a grandes manifestaciones públicas porque siempre trató de evitar un conflicto abierto con el enemigo, engañándose a sí mismo con la idea de vencer a través del compromiso. Sin embargo, la renuncia a la lucha es la premisa de la derrota. Por lo tanto, debemos alegrarnos con la manifestación del 30 de enero, ya que expresa el espíritu militante de un pueblo que ha ido, al precio de esfuerzos y sacrificios, de toda Italia para hacer oír su voz. Pero no hay que confundir la base del Family Day con los representantes del mundo católico. No hay que confundir las intenciones y planes de los organizadores del evento, con el fuerte mensaje que venía de la plaza.

La gente del Family Day es un pueblo que ha perdido una batalla, pero tiene la intención de continuar la guerra. Y lo hace movilizando desde ahora para una consulta popular para derogar totalmente la ley que introduce por completo las uniones homosexuales en Italia. La próxima cita es en Roma el 8 de mayo para la Marcha por la Vida.

Roberto de Mattei, in Correspondance Européenne

 

Print Friendly
12/03/2016 | Por | Categoría: Crisis de la Iglesia
Tags: , , , , , , , , ,

Deje su comentario