Men desplegable
Artículos recientes

Churchill ‒ un genio en el cual coexistían el carretero y el duque

Alguien, que no recuerdo, dijo que pensar es distinguir. Para ello es necesario darse al entretenido placer de observar. Plinio Corrêa de Oliveira fue un gran analista de todo lo que le rodeaba o que caía bajo su mirada. Les dejo, como un botón de muestra, el análisis de la fotografía que sigue. Personaje con una cabeza brillante. Un orden de grandeza humana auténtica, un hombre que tenía no sé cuánta historia tras sí. Poseía también, en una amalgama, algo del carretero al lado d

Siga leyendo

Pilatos y la democracia

Elementos del drama. Pilatos: un político que quiere mantenerse en el poder a toda costa. El Sanedrín y un puñado de conspiradores, enemigos de Jesús, que agitan y pagan a un populacho para ejercer un lobby sobre el político. Un populacho movido por pasiones de toda índole, que sirve de masa de maniobra a esos conspiradores. El político tiene que decidir sobre la suerte de un justo, del Justo por excelencia. Después de hacerlo azotar y de interrogarlo, afirma públicamente que no en

Siga leyendo

Astucia de la serpiente ‒ Virtud evangélica

“Mirad que yo os envío como ovejas entre lobos; por eso, sed sagaces como serpientes y sencillos como palomas”   Comencemos por la virtud de la argucia, o en otros términos, por la virtud evangélica de la astucia serpentina. Son innumerables los temas en que Nuestro Señor recomienda insistentemente la prudencia, inculcando así a los fieles que no sean de una candidez ciega y peligrosa, sino que hagan que su cordura coexista con un amor vivaz y diligente de los dones de Dios; ta

Siga leyendo

O vos omnes (video)

IV Estación del Vía Crucis: Encuentro de Jesús con su Santa Madre. (Video) ¿Quién, Señora, viéndoos así en llanto, osaría preguntar por qué lloráis? Ni la tierra, ni el mar, ni todo el firmamento podrían servir de término de comparación a vuestro dolor. Dadme, Madre mía, por lo menos un poco de ese dolor. Dadme la gracia de llorar a Jesús, con las lágrimas de una compunción sincera y profunda. Bajar el Via Crucis meditado completo, pulsando aquí

Siga leyendo