Men desplegable
Artículos recientes

La contemplación de la Santísima Virgen y la Anunciación

Un aspecto poco conocido de la personalidad de la Santísima Virgen es la elevación insondable de su pensamiento y de su contemplación. San Juan Eudes recuerda que en el principio existían las tres personas de la Santísima Trinidad, pero no la naturaleza humana de Nuestro Señor Jesucristo. Nuestra Señora estudiaba las Sagradas Escrituras para saber como sería el Mesías, pues deseaba ardientemente que el Mesías viniese pronto. Así, Ella llegó a imaginar como sería Nuestro Señor y

Siga leyendo

Los verdaderos amigos del pueblo son tradicionalistas

Verdades Olvidadas De la carta apostólica de San Pío X Notre charge apostolique, del 25 de agosto de 1910: “Que estos sacerdotes [que están al frente de las obras de acción católica] no se dejen extraviar, en el dédalo de las opiniones contemporáneas, por el espejismo de una democracia falsa; que no tomen de la retórica de los peores enemigos de la Iglesia y del pueblo un lenguaje enfático lleno de promesas tan sonoras como irrealizables. Que estén convencidos de que la cuestión

Siga leyendo

En la encrucijada de dos eras históricas, el papel de las almas de élite

La confusión actual hace que los hombres del siglo XXI aún no se den bien cuenta de que vivimos la fascinante convergencia de dos eras históricas: una que agoniza, otra que germina. De un lado, asistimos al crepúsculo de la modernidad, que endiosó al hombre haciendo abstracción de los efectos del pecado original como de la necesidad de la gracia divina para el equilibrio de su alma, y que ahora recoge los frutos amargos de ese extravío: paroxismos de inmoralidad, de irracionalidad, de cr

Siga leyendo

Admirable lección de energía y de combatividad del Divino Maestro

¿Podría irritar este lenguaje? ¿Podría suscitar contra el  el odio de los fariseos, en lugar de convertirlos? Poco importa. Las acomodaciones fáciles, si bien que ilusorias, no podían ser practicadas por el Maestro, que prefirió para sí, y para sus discípulos de todos los siglos, la lucha declarada: “No penséis que he venido a la tierra a sembrar paz: no he venido a sembrar paz, sino espada. He venido a enemistar al hombre con su padre, a la hija con su madre, a la nuera con su su

Siga leyendo